La gran pregunta del éxito siempre será; “¿Donde puedo encontrar el éxito?”. Esta pregunta ha sido la interrogante que toda generación se ha hecho y en cuanto al éxito se han planteado:

  • ¿Es medible?
  • ¿Es posible para todos?
  • ¿Verdaderamente existe?
  • ¿Quien lo posee?
  • ¿Como describirlo?

Todas estas interrogantes Salomón, el hombre más sabio quien se describe así de sí mismo: Me volví y fijé mi corazón para saber y examinar e inquirir la sabiduría y la razón, y para conocer la maldad de la insensatez y el desvarío del error.

De este análisis hallo que el éxito está en estas verdades

  • La sabiduría fortalece al sabio más que 10 poderosos que haya en una ciudad.
  • El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.
  • El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.
  • El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.
  • Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría,
    Y que obtiene la inteligencia;

    La verdadera riqueza es:  Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.

    Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra.

    Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz.

    Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano, Y bienaventurados son los que la retienen.

    El verdadero existo se puede medir por la sabiduría que posees y la verdadera sabiduría se puede medir por cuanto temor (respeto) le tienes a tu Creador.