La existencia tal como Dios la creo está llena de todo bien y de toda bondad. El Señor Jesús lo dijo así; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Mateo 5.45

Entonces debemos preguntar por qué experimentamos temporadas de tanta mala racha. Moises en su discurso a los hijos de Israel les dijo que estas temporadas son antecedidas para permitir o determinar que la muerte y la maldición determinen nuestro futuro. Moises les enseñó que la vida y la bendición no son automáticas en la vida, sino que son antecedidas por la determinación de escoger los principios o leyes de la vida y la bendición.

Las leyes que accionan la vida y la bendición:

  • Nunca permitas que nada (dinero, propiedades, cónyuge, hijos etc.)  se conviertan en tus dioses.
  • Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
  • Bendice a tu padre y a tu madre.  
  • Respeta la propiedad de tu prójimo. su mujer, sus hijos, su casa, y todo lo que sea de tu prójimo.   
  • Jamás te aproveches de la ignorancia del prójimo para ganancia propia, más bien ayúdale.  
  • Ayuda y bendice al extranjero, al huérfano y a la viuda, y no permitas que te sirvan a causa de tu bondad, ya que el Omnipotente te lo pagara.
  • Sea bendita tu sexualidad no la contamines teniendo relaciones sexuales fuera del matrimonio.
  • Aborrece la pedofilia, el incesto, y la pornografía.
  • Nunca dañes a tu prójimo,  con calumnias, ni causes nada que lo destruya
  • Aborrece el soborno y la corrupción porque siempre daña al inocente.
  • Renueva tu mente con la verdad de la palabra y busca la sabiduría e inteligencia que ella posee.