El éxito nunca estará relacionado a la buena suerte, las victorias, las derrotas, el gozo, la paz, el ser amado y en el amor. Siempre estará relacionado a las leyes que El Omnipotente estableció en la creación.

Una de estas leyes es la siembra y la cosecha. En la siembra está determinado el futuro de toda persona y es interesante que la escritura, hablando de este tema, indica que hasta la maldición es el fruto de una semilla. Ahora es importante conocer las semillas que nos llevarán a tener frutos de abundancia en nuestras vidas.

Es importante comprender que toda forma de trabajo y esfuerzos no son semillas, sino que es la forma en la cual preparamos la tierra para depositar las semillas. Las semillas más importantes que aseguran tu futuro son: el amor, la fidelidad, la integridad, la honra, el respeto, ayudar al necesitado, bendecir el ministerio en que Dios te ha establecido, servir, etc.

En tu caminar por la vida siempre te darán la oportunidad de sembrar en tu futuro pero todo dependerá totalmente de cada uno al hacerlo o no, Dios se lo dijo así a Josue: Se cuidadoso en como entiendes (tu semilla) para hacer (sembrar) lo que está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.